Los errores más típicos del entrenamiento


En muchas ocasiones cuando entrenamos creemos estar haciendo lo mejor para nuestro cuerpo, sin darnos cuenta que estamos haciendo exactamente lo contrario.

La importancia del descanso en el entrenamiento

Los errores más comunes que se suelen cometer son debido a la ambición a la hora de entrenar y competir, que lleva a no pensar si se está haciendo lo correcto o no. A menudo no se escucha al propio cuerpo y, el entrenamiento suele ser contraproducente.

Los más comunes

  • Entrenar con lesiones o molestias musculares. Cuando existe cualquier tipo de lesión o molestia, es importante no forzar ni sobrecargar la zona afectada, permiténdole así recuperarse.
  • No trabajar la fuerza. Tiene que hacerse un trabajo de pesas para aumentar la capacidad muscular y la resistencia para que los músculos estén más preparados y aguanten más a la hora de competir y mejorar.
  • No descansar. Como ya hemos dicho, y no nos cansamos de repetir, el descanso es una parte muy importante del entrenamiento. No respetarlo acarrea consecuencias en el rendimiento.
  • Centrarse sólo en la especialidad que se da bien. Al practicar un deporte siempre habrá debilidades y fortalezas. Deben trabajarse ambas, no sólo las fortalezas. Se debe prestar una especial atención a dichas debilidades y trabajar duro y constante para mejorarlas lo máximo posible.
  • No trabajar la técnica. Ya hemos visto que la técnica es imprescindible para un mejor resultado  y prevenir lesiones.
  • Entrenar cuando se está enfermo. Cuando uno está enfermo el cuerpo necesita reposo para recuperarse y coger fuerzas, al entrenar en estas condiciones se está forzando el organismo, cosa que repercute muy negativamente en el rendimiento y la recuperación.
  • No cuidar la alimentación. La nutrición es un factor clave en el rendimiento deportivo, por ende, es imprescindible tenerlo en cuenta si se quieren ver resultados positivos. Tanto la alimentación como la hidratación determinan en muchos casos el rendimiento deportivo.
  • No calentar antes de empezar o estirar al terminar. A veces el ansia por entrenar es tan grande, que se evita el calentamiento previo y los estiramientos posteriores, sin permitir al músculo la relajación y vuelta a la calma que necesita.

Hay que ser consciente de la condición física en la que se encuentra cada uno y no exigirse más de lo que el cuerpo puede soportar en cada momento. Es importante realizar tanto la parte fuerte del entrenamiento como la suave, pues bajando el ritmo y haciendo una pausa activa también se obtienen mejoras.

Enlaces de interés:

CrossFit, entrenamiento de fuerza e intensidad

Estirando, que es gerundio

LOS 10 ERRORES MÁS COMUNES EN EL ENTRENAMIENTO

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *