La natación, el deporte ideal para los más pequeños 1


No es ningún secreto que la natación es uno de los deportes más completos que existen, ya que involucra todos los grupos musculares, no tiene impacto y se realiza un trabajo, básicamente, aeróbico.

Beneficios de la natación en los niñosLos innumerables beneficios de la natación se ven duplicados en los más pequeños. No hay una edad exacta en la que un niño deba empezar a nadar pero, cuanto antes empiece, mejor. De esta manera se familiariza con el agua y le pierde el miedo.

Aprendizaje

El aprendizaje se centra, básicamente, en 3 fases:

  • Supervivencia. Los niños, acompañados de un monitor aprenden a llevarse bien con el agua, a hacer respiraciones, flotaciones y  movimientos de propulsión. Siempre a través del juego.
  • Autonomía. En este momento, los niños aprenden movimientos de desplazamiento, saltos y propulsión. Siempre a través del juego. No necesitan la presencia del adulto en el agua.
  • Técnica. La confianza y autonomía dentro del medio acuático ya se ha afianzado, por lo tanto, se empieza a practicar la natación como disciplina deportiva, corrigiendo técnicas específicas de cada estilo e introduciéndoles en el mundo de la competición.

Beneficios

Los beneficios que aporta realizar natación de competición a un niño son muchos, pues aprende valores que forjan su carácter y que determinarán el adulto en el que se convertirá. Además de proporcionarle una buena salud y hábitos de higiene. Algunos beneficios físicos, psicológicos y sociales:

  • Ayuda al desarrollo motor.
  • Aumenta la capacidad cardíaca.
  • Control del peso corporal
  • Mejora la resistencia
  • Las articulaciones tienen mas movilidad, por lo tanto, hay más flexibilidad.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Ayuda a desarrollar las habilidades sociales.
  • Aprendizaje de afrontar el fracaso y la frustración.
  • Potencia las ganas de superación.
  • Aprendizaje del esfuerzo.
  • Aumenta la confianza y, por ende, la autoestima.
  • Independencia.
  • Disciplina.
  • Compañerismo.

Lo que no hay que hacer nunca, como padres, es pasar por encima del entrenador, pues es el técnico que está enseñando al niño, quien conoce sus capacidades y quien tiene que guiarlo. Tampoco hay que presionar al infante a obtener resultados, controlando cada entrenamiento y cada competición, exigiéndole mucho más de lo que puede dar. Se le tiene que dejar disfrutar del deporte que está realizando, incitándole a esforzarse pero nunca forzando o presionando, ya que eso puede ser fatal para el desarrollo psicológico del niño, creándole traumas y miedos innecesarios.

Contrario a lo que se cree, empezar a competir a una corta edad no es malo para el infante; pues esto solo le ayuda a confiar más en si mismo, en lo que tiene y en el trabajo hecho, a controlar sus nervios, a alegrarse por los buenos resultados, le ayuda a aprender a ganar y a perder, a afrontar el fracaso y la frustración, a luchar hasta el final y a esforzarse por conseguir lo que quiere. La natación es un deporte individual pero en el que se forma parte de un equipo. Por tanto, el niño tiene sentimiento de pertenencia, de unión y de familia.

¡Al agua desde pequeños!

 

Enlaces de interés:

¿A qué edad se debe empezar a competir? ¿Es bueno exigir en edades tempranas?

Beneficios de la natación: el deporte más completo

Beneficios de la natación infantil

Beneficios de la natación para las lesiones

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “La natación, el deporte ideal para los más pequeños