Los más veloces del planeta (antes de Bolt) 2


Después del arrollador éxito del atleta Jamaicano Usain Bolt en los mundiales de atletismo de Pekín 2015, y tras su increíble marca de 19,55 segundos en la distancia de 200 metros, pocos dudan de que estamos ante el mejor velocista de todos los tiempos (acumula ya 10 medallas de oro en Mundiales). Pero incluso este portento de la naturaleza fue una vez un niño que admiraba a otros velocistas que fueron su modelo a seguir y una de sus fuentes de motivación. Hoy vamos a hacer un repaso de la biografía de los dos mejores velocistas (en nuestra opinión) que han existido en la historia del atletismo, famosos sobretodo por sus méritos deportivos, pero ambos conocidos también por su capacidad para romper moldes y estereotipos.

Carl Lewis


Nacido el 1 de Julio de 1961 en Birmingham (Estados Unidos), el apodado “hijo del viento”, ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, a las que sumó otras dos en los Juegos de Seúl 1988, repitiendo oro en la prueba de salto de longitud y convirtiéndose en el primer atleta en conseguir este hito, en 1992 en Barcelona, volvió a coronarse campeón de esta disciplina y ganó juntamente con su equipo el oro en relevos 4×100. Cuatro años más tarde en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 no logró la clasificación para las pruebas de velocidad, aunque por cuarta vez consecutiva ganó el oro en salto de longitud, haciendo honor a su apodo y convirtiéndose en el mejor atleta de todos los tiempos en esta modalidad.
Carl Lewis se volvió vegano (no comía ningún alimento procedente de los animales) en 1990, demostrando así que este tipo de alimentación es perfectamente compatible con el deporte de élite. Además, él mismo reconoce en su libro “Very Vegetarian” que fue a raíz de este cambio en sus hábitos de alimentación, cuando se sintió en mejor forma para seguir sumando éxitos en su carrera deportiva.

Jesse Owens


De nombre completo James Cleveland Owens, este atleta norteamericano nieto de un esclavo e hijo de granjero, estableció en únicamente 45 minutos cuatro récords mundiales durante la Big Ten Conference en Ann Arbor, Michigan. Con esta gesta, que es considerada una de las mayores proezas en la historia del atletismo, se ganó el apodo de “el Antílope de Ébano”. Pero si por un hecho será recordado para la posteridad Jesse Owens, este es sin duda su papel en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, en los que ganó cuatro medallas de oro ante la acusadora mirada de Adolf Hitler y gran parte de los representantes de la Alemania nazi. Owens superó a sus rivales alemanes en las pruebas de los 100 metros lisos, salto de longitud, 200 metros lisos y los relevos 4×100 metros. Curiosamente en la prueba de salto de longitud, quedó por delante del atleta alemán Luz Long, quien momentos antes le habría dado a Owens algunos consejos para la prueba.
Años más tarde, al publicarse la autobiografía de Jesse Owens, este se sinceró y se mostró sorprendido por el hecho de que el Canciller Adolf Hitler le saludara al término de las pruebas y se mostró molesto con el hecho de que este fuera tan criticado por los reporteros estadounidenses, ya que en Alemania, Owens fue aclamado por las miles de personas del Estadio Olímpico de Pequín, mientras en su propio país su presidente le negó el recibimiento en la casa blanca y no se le permitía ni viajar en la parte delantera del autobús debido a su color de piel.
No fue hasta después de su muerte en 1980 a causa de un cancer de pulmón (fumaba más de un paquete de cigarrillos diario) cuando se le reconocieron sus méritos en la lucha contra la segregación racial en Estados Unidos.

Enlaces de interés:

Récords mundiales de atletismo en la actualidad

Historia del atletismo


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Los más veloces del planeta (antes de Bolt)