Alimentos funcionales. IV


Hola a todos.

En la entrada pasada dijimos que hablaríamos de consideraciones a tener en cuenta con los probióticos, momentos específicos de utilización y posibles efectos secundarios.

A propósito del etiquetado. Declaraciones de propiedades saludables y el etiquetado.

Actualmente en la mayoría de los países, se permite realizar declaraciones de propiedades saludables de un alimento o suplemento nutricional con probióticos sólo si este alimento ha demostrado que lleva el probiótico en suficiente cantidad y la cepa ha demostrado tener la propiedades saludables según las pruebas científicas establecidas en las directrices del Grupo de Trabajo sobre la Evaluación de los Probióticos en los Alimentos del Comité Mixto FAO/OMS. (FAO/WHO Working Group Report on Drafting Guidelines for the Evaluation of Probiotics in Food London, Ontario, Canada, April 30 and May 1, 2002)

Este grupo de trabajo recomienda que se describa en la etiqueta la siguiente información:

-Género, especie y designación de la cepa.

-Mínima cantidad de cepas vivas útiles al final de la fecha de caducidad del producto.

-El tamaño de la porción sugerido que se debe de administrar de ese alimento para que contenga una dosis eficaz.

-Propiedades saludables claramente expresadas.

Por ejemplo, una declaración específica de que un probiótico “reduce la incidencia y severidad de la diarrea por rotavirus en los bebés” es mucho más informativo para el consumidor que una afirmación general de que el probiótico “mejora la salud intestinal”

Momentos específicos de utilización

Con todos los datos que ya hemos ido comentando llegamos a la conclusión de que los probióticos tienen sus momentos específicos de actuación….Utilizarlos fuera de ellos no nos va a generar ninguna desventaja pero no existe evidencia científica clara de que vayan a mejorar el rendimento deportivo.

Por lo tanto, los suplementos de probióticos pueden resultar beneficiosos para los atletas fatigados, en plena temporada de competición o en mesociclos con cambios severos del ritmo de entrenamiento o durante tratamiento antibiótico o con una deficiencia inmunológica identificable, pero su eficacia en el rendimiento deportivo de los deportistas cuyo rendimiento es óptimo aún está por establecerse.

Posibles efectos secundarios: Debemos de extremar la precaución de su uso en deportistas con antecedentes de problemas del tracto gastrointestinal (enfermedad celíaca, síndrome de intestino irritable…) dado que existe riesgo de aumento de la irritabilidad intestinal.

En los deportistas que no tengan patología digestiva no existe ningún informe en la actualidad de efectos segundarios a las dosis que antes hemos recomendado.

Bueno, hemos acabado con los probióticos…Hace 1 mes un seguidor del blog propuso que repasáramos la eficacia de la L-Glutamina, de modo que en la nueva entrada hablaremos de ella….

Id preparando temas que os interesen. Hasta entonces, como siempre: Buen entreno!! Ah, y no se os olvide hidrataros bien!!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *