Aportes con creatina. Momentos específicos de utilización.


Antes de iniciar, Feliz año 2012 a todos!

Comentábamos en la entrada anterior que una vez conocida la farmacodinámica de la creatina así como su mecanismo de actuación, es relativamente fácil especificar los momento más adecuados  para utilizarla.

Indicaciones de los protocolos de carga rápida:

La eficacia de la suplementación con creatina sólo se ha demostrado con fuerte evidencia científica en aquellos programas de entrenamiento que intercalan actividades de corta duración y muy alta intensidad con períodos largos de menor intensidad y que impliquen repetir esfuerzos máximos de corta duración y con así mismo, períodos de recuperación breve (<1 min). Por lo tanto las situaciones óptimas de utilización serán:

Momento de uso para una carga rápida

– Al inicio de los diferentes mesociclos de entrenamiento para favorecer el aumento de la masa muscular y potenciar la adquisición de fuerza-máxima y fuerza-explosiva.

– En las fases de entrenamiento regenerativo para evitar o minimizar en lo posible el estado catabólico (de destrucción)  muscular concomitante con estos entrenamientos.

-Al inicio de los entrenamientos de fuerza pura.

-Al inicio de entrenamiento de resistencia (siempre que no exista sobrepeso) con el fin de conseguir un incremento en el peso magro.

-En todos aquellos entrenamientos donde se requiera que el atleta repita esfuerzos explosivos de muy corta duración y escaso período de recuperación.

-Deportes que presenten patrones de trabajo intermitente (fútbol, baloncesto, voleybol, deportes de raqueta, etc…).

Indicaciones de los protocolos de carga lenta:

Como decíamos en la entrada anterior, a pesar de que en general, no se espera un efecto ergogénico de la creatina en ejercicios en donde la obtención de energía depende de la glucolisis aeróbica o anaeróbica, no se deben de olvidar los resultados de la interacción entre el entrenamiento crónico y la suplementación con creatina. De hecho, el uso continuado de creatina puede promover mayor adaptación y por tanto, mayor beneficio.

La suplementación crónica con creatina unida al entrenamiento de resistencia puede aumentar la masa magra. En aquellos sujetos en los que la tasa de cretina total  se incrementa entorno a 20mmoles/kgr, puede aumentarse la resíntesis de fosfocreatina  durante la fase de recuperación del ejercicio, esto podría mejorar el rendimiento en el entrenamiento de resistencia relacionado con el aumento de la fosfocreatina en las fibras musculares de tipo II.

Así mismo, no debemos de olvidar que la creatina atenúa la acidosis intramiocitaria que se da en el músculo en ejercicio, de modo que disminuye por este proceso la fatiga muscular. Por lo tanto, existirán así mismo,  momentos adecuados para instaurar protocolos de carga lenta

Momento de uso para los protocolos de carga lenta:

-A lo largo de los programas de entrenamiento de resistencia, en aquellas situaciones en las que el deportista no presente sobrepeso

– En los entrenamientos específicos, de calidad, cuando exista un riesgo potencial de acidosis muscular (temporada de carga tanto en volumen como en intensidad de trabajo) si se presupone que va a existir riesgo de fatiga muscular no bien tolerada.

Nos falta revisar una serie de consideraciones de gran importancia con el uso de creatina.

No me olvido de pasarlas, la próxima semana, inmediatamente tras las Fiestas,  las tendréis en el blog.

Hasta entonces, como siempre: ¡Buen entreno!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *