Bacalao fuente de salud


La época del Bacalao es entre los meses de diciembre a mayo por ello es tan solicitado en los menús de cuaresma y Semana Santa. El resto del año se puede encontrar congelado y seco.

Es el pescado blanco por excelencia, con un conteniendo máximo del 5% en grasa y con una alta concentración en sodio, yodo, selenio, proteínas, etc.

El aporte de yodo a través del consumo de Bacalao ayuda al sistema nervioso, a los músculos y al sistema circulatorio, colaborando a su vez en la asimilación de otros nutrientes, es un elemento importantísimo en el adecuado funcionamiento de la glándula tiroidea.

Respecto a otros minerales que podemos reseñar tenemos el potasio y el fósforo. El potasio interviene en el buen funcionamiento del sistema nervioso así como en la actividad muscular, el fósforo está presente en los huesos.

En cuanto al aporte de proteínas importante reseñar la diferencia entre el bacalao fresco y el salado o seco, este último contiene más proteínas que el bacalao fresco. Estas proteínas son importantes para el sistema inmunológico.

Además tiene un gran aporte de diferentes vitaminas.

También destacaremos el valor nutricional del hígado de bacalao, rico en Omega3. En la antigüedad consideraban que el aceite de hígado de bacalao era bueno para todo, bueno para el sistema nervioso, la vista, mejora el estado de ánimo. Como prevención destacaremos que los deportistas al estar expuestos al sol deben moderar el consumo de este tipo de aceite al tener un alto valor de vitamina A y D.

Esperamos vuestras aportaciones con recetas de cuaresma de las distintas regiones de nuestro país, que incluyan al bacalao como ingrediente fundamental.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *