Desayuno con diamantes ¡y con nutrientes!


Como es bien sabido, el desayuno es la comida más importante del día, y más para un deportista.

Desayuno saludable

A menudo sucede que por razones como el horario laboral, el estrés o la falta de tiempo, empezamos el día con un café  y poco o nada más. Hacer esto es un grave error, ya que al empezar el día necesitamos cargarnos de energía y proporcionarle a nuestro organismo los nutrientes necesarios para afrontar la jornada tanto laboral como deportiva.

Un desayuno ideal debe contar con vitaminas y minerales, carbohidratos, proteínas y grasas.

Alimentos que no deben faltar en un buen desayuno:

Cereales y harinas: El pan es una muy buena opción, y si es integral todavía mejor, ya que su mayor contenido en fibra y vitaminas harán que su digestión (y por lo tanto el aporte energético) sea más lenta y duradera. La avena o la quinoa son la mejor opción en cuanto a la elección de cereales. Debería evitarse el consumo de cereales refinados y muy elaborados.

Fruta: Es importante no consumir siempre las mismas, ya que las vitaminas que provienen de las frutas son diferentes en cada una de ellas, es recomendable consumir frutas de colores diferentes durante la semana, y siempre priorizar las de temporada, así aseguramos que consumimos gran variedad de vitaminas. Las frutas también aportan energía “rápida”, por lo que comerlas a media mañana después de un desayuno completo también es una buena opción.

Frutos secos: Aportan grasas insaturadas que son beneficiosas para prevenir enfermedades cardiovasculares, además de proteínasvitaminas. También pueden añadirse semillas, como la chía o el lino, ya que aportan una gran cantidad de nutrientes. El mejor  momento del día para comerlos es es durante el desayuno, antes o justo después de un entrenamiento.

Bebidas vegetales o lácteos: Leche, yogur o queso. Es preferible escoger las bebidas o yogures vegetales antes que los lácteos. Hay una gran variedad como la leche de soja, leche de almendras, leche de coco, leche de arroz, leche de avena.

Es importante tener en cuenta la hidratación. Durante el desayuno debe consumirse agua, puede ser en forma de té o de infusión o en forma de zumo de frutas natural, hecho en casa. Es preferible evitar los zumos de fruta refinados, debido a la cantidad de azúcar añadido que llevan y el poco contenido de fruta.

 

Enlaces de interés:

¿Entrenar SIN desayunar?

La dieta equilibrada

Los frutos secos y el deportista

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *