El entrenamiento invisible 4


Entendemos por entrenamiento invisible todas las actividades cotidianas que el deportista realiza fuera de las sesiones de entreno . Algunas de estas actividades son la alimentación y el descanso. En el post de hoy, nos centraremos en ésta última.La importancia del descanso en el entrenamiento

De todos es bien sabido que rendimiento y descanso van cogidos de la mano y es imprescindible descansar bien para recuperarse debidamente  y rendir al máximo. Una parte muy importante del entrenamiento es planificar los descansos entre sesiones y dormir las horas necesarias; estos dos pilares deben tenerse en cuenta y respetarse siempre. Las horas de sueño en un deportista son sagradas, así como también el día de descanso semanal. Un nadador de alto rendimiento, por ejemplo, entrena a primera hora, luego realiza otra sesión al mediodía, descansa después de comer y realiza su última sesión por la tarde. Este descanso al mediodía es un pilar básico para su recuperación. En los deportistas de élite se recomienda un mínimo de 8 horas de sueño.

La importancia de un sueño reparador

Se ha demostrado que cuando dormimos se producen algunos procesos metabólicos que regulan nuestras funciones del cuerpo y se producen una serie de cambios hormonales que aumentan el flujo sanguíneo a los músculos, se disminuye el proceso metabólico, se mejora la respuesta inmune y todo esto se traduce en una recuperación física y mental imprescindible. Además, el sueño y el descanso ayudan a restablecer los niveles de glucógeno para que el cuerpo se refuerce, esto ayuda a reducir la fatiga y paralelamente se previenen las lesiones.

Los beneficios de una jornada de descanso

A parte de un sueño reparador diariamente, es necesario un día de descanso a la semana para que los músculos se relajen. Respetar este descanso es vital para el crecimiento de los músculos y, por tanto, la adquisición de fuerza y de potencia, la cual cosa, mejorará el rendimiento a la hora de realizar el entrenamiento en las siguientes sesiones. El crecimiento muscular, tiene dos fases: la de estrés, que es cuando se realiza el trabajo, durante el entrenamiento y la de perdida de tensión, cuando el músculo se relaja y crece. Si no se respeta el descanso debidamente, la segunda fase no puede suceder con éxito, con lo que supone tener nuestros músculos en tensión constante y corremos el riesgo de sufrir fatiga constante y posibles lesiones.

¡Buen descanso y buen entreno!

Enlaces de interés:

Por qué el sueño es el mejor aliado del rendimiento deportivo

Importancia del descanso en el deporte

Descanso para mejorar el rendimiento deportivo


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “El entrenamiento invisible