Las uvas: fuente de energía


Fueron los griegos quienes llevaron hasta Italia los primeros cultivos de esta fruta y los romanos la extendieron por toda Europa.

En nuestro país se ha convertido en la fruta de las Navidades. Se cree que fue en el año 1909, cuando un excedente de producción hizo que los viticultores de Alicante repartieran kilos de uvas gratis, así comenzó la tradición que  traería buena suerte para el año siguiente. Se sabe que ya en el siglo XIX existía la práctica en las clases altas española de comer uvas para terminar el año. Fue en el año 1962 cuando se empieza a emitir las 12 campanadas por Televisión Española  desde la Puerta del Sol de Madrid.

La Uva ha tenido muy mala fama por  presentar un alto valor en azúcares, siendo una de las frutas más calóricas. Nosotros defendemos este fruto como uno de los más ricos en hidratos de carbono,  lo que lleva  a traducirse en grandes dosis de energía para que nuestro cuerpo funcione,  además es un alimento fundamental que nos ayuda a desintoxicar nuestro organismo.

La uva contiene un 86,87% de agua, favoreciendo la hidratación del organismo, al que debemos suministrar con un importe de agua que varié  entre los 2,7 y los 3,7 litros, dependiendo de cada constitución, de la actividad física desarrollada

Dentro del mundo del deportista es un alimento rico en minerales como son el potasio y el magnesio que están implicados en la contracción muscula y  minerales esenciales para el movimiento del cuerpo. Además posee hierro y ácido fólico.

Los otros nutrientes  son: vitamina B6, vitamina E, magnesio, vitamina C, vitamina B, hierro, cinc, calcio, fósforo, yodo, fibra, vitamina B2, vitamina B3.

Feliz Año Nuevo a [email protected] y cuidadito con las semillas de las uvas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *