Los lácteos en la dieta del deportista 2


No habíamos hablado aún de los lácteos en nuestro blog, a partir de ahora, vamos a ir haciendo un recorrido en varios post y hablaremos de distintos tipos de quesos.

Hoy empezaremos hablando de los quesos frescos. Lo mejor de los quesos frescos ante los curados es su menor aporte de calorías, también contienen menos sodio.

El queso fresco al igual que el resto de los lácteos es un alimento rico en proteínas, también tiene un importante aporte en calcio aunque en menor medida que en los quesos curados, la gran excelencia del queso fresco viene dada por el hecho de que al tener menos grasa el intestino absorbe mejor el calcio. Son una importante fuente de vitamina B , fósforo, …

Calcio: todos sabemos que es un buen aporte para el fortalecimiento de los huesos, dientes y encías, favorece además a la coagulación de la sangre, entra en el proceso de la actividad neuromuscular. El calcio también aporta su granito en el mantenimiento de la permeabilidad de las membranas celulares.

Fósforo: contribuye a mejorar el funcionamiento de nuestro organismo como es la formación de los huesos o la formación de tejido muscular, también contribuye a mejorar el rendimiento intelectual y la memoria

Vitamina B2: Ayuda a la actividad intelectual renovando el estado de las células del sistema nervioso. Esta vitamina participa además con un papel importante en la transformación de los alimentos en energía, colabora con la vitamina E en su trabajo como antioxidante, y con la as Vitaminas B3 y B6 en la creación de glóbulos rojos.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Los lácteos en la dieta del deportista